Qué quiero ser

Ayuda a los estudiantes y sus familiaspara planificar los estudios adecuados

Presentación

Elegir carrera universitaria

Te presentamos los coleccionables de teCuidamos

En este espacio que hemos diseñado en exclusiva para ti, encontraras cada mes contenidos creados por profesionales de primer nivel, para ayudarte a elegir la formación que mejor se adapta a tu perfil.

Mensualmente iremos editando nuevas titulaciones, que podrás consultar y descargar de forma gratuita.

Además en cada grado añadiremos una Ficha Técnica con las siguientes secciones:

  • Objetivos de la carrera.
  • Accesos.
  • Plan de estudios y duración.
  • Pasarelas.
  • Dónde estudiar.
  • Perspectivas profesionales.

Comenzaremos por el capítulo de “Ciencias de la Salud” y seguiremos mes a mes por los distintos apartados de Ciencias, Artes y Humanidades, Ciencias Sociales y Jurídicas, Ingeniería y Arquitectura.

¡No olvides visitarnos mes a mes!

Ayuda a elegir carrera

La gran elección

TODOS NECESITAMOS SENTIRNOS ORGULLOSOS CON LO QUE HACEMOS

Autor:
Jose Antonio Marina

Un gran filósofo, Renato Descartes, dijo una frase muy triste: "La desgracia del hombre es haber nacido niño". Quería decir que comenzamos a vivir sin saber de qué va la cosa. El problema, en vez de desaparecer, se agrava con los años, porque al llegar a la adolescencia o a la juventud tenemos que tomar decisiones de extremada complejidad, sin tener la información necesaria. Las sociedades modernas, que son muy complejas, ofrecen muchas posibilidades, lo que hace todavía más difícil la elección En un poblado africano, la única dificultad para ir al mercado es tener el dinero suficiente para comprar lo esencial. En el mercado bien abastecido de un país próspero, la dificultad está en elegir entre las diferentes marcas. Algo semejante ocurre con las profesiones. En las sociedades tradicionales, lo normal era que el hijo heredara el oficio del padre. En las modernas, cada persona debe tomar sus propias decisiones. Y una de ellas es: ¿Qué carrera voy a estudiar?

¿Os habéis fijado en la curiosa expresión "carrera"? La palabra "oficio" pertenece a una cultura más estática, en la que las técnicas se transmitían de "maestros" a "aprendices". La palabra "carrera" tiene un aspecto competitivo, dinámico. Primero hay que decidir en qué carrera se va a competir, después hay que correrla.

  • ¿Cuáles son los criterios para elegir una carrera en vez de otra? Hay, al menos, tres:
  • Creo que sirvo para ella.
  • Me gusta
  • Me permitirá un buen nivel de vida.

Los tres criterios son importantes, pero difíciles de aplicar. ¿Cómo sabéis si servís para esa actividad? ¿Y si no os gusta ninguna? Tal como están las cosas, con un montón de licenciados en paro, ¿tener un título asegura el futuro?

Esta edición puede ayudaros a resolver las dos primeras dificultades. Hay muchas profesiones y es difícil que sepáis en qué consisten. Y si no lo sabéis, es más difícil todavía que conozcáis si servís o no para ella. El editor de este proyecto ha invitado a personas destacadas de cada profesión para que explicaran en qué consiste su trabajo, por qué están satisfechos con su profesión. Conviene preguntar sobre las cosas a las personas que están entusiasmadas por ellas, porque nos van a explicar la razón de su entusiasmo. Van a dar una visión viva, apasionada, cordial de su trabajo. No olvidéis que –además de un modo de ganarse la vida- el trabajo es una actividad en la que consumimos una parte importante de nuestra existencia. Si estamos a disgusto, vamos a pasarlo mal, se van a reducir nuestras posibilidades vitales, aunque ganemos mucho dinero.

Hay cosas que sólo se conocen con la práctica, con la minuciosa tarea diaria. ¿A qué se dedican los ingenieros de montes? ¿Y los odontólogos? ¿Y las enfermeras o enfermeros? ¿Y los animadores culturales? Leer el programa de la carrera, titulación o grado nos dice muy poco. Nos anima, en todo caso, a estudiarla, lo que es importante porque es indispensable estudiar con ánimo y –otra vez aparece esta palabra- con entusiasmo. Hay demasiados jóvenes que siguen sus estudios con desgana, como una penosa obligación, en vez de acometerlos como una bienaventurada posibilidad. En un mercado laboral cada vez más exigente, la excelencia acabará siendo el pasaporte imprescindible para triunfar.

Pero, además del interés en los contenidos de unos estudios, hay que pensar en lo que esa carrera supone vitalmente... Para elegir el futuro necesitamos una mezcla de imaginación y racionalidad. La imaginación nos permite anticipar cómo nos sentiríamos llevando un tipo de vida, si nos sentiríamos bien o mal, felices o desdichados realizando ese trabajo. La razón sirve para calcular los esfuerzos que exige, si estamos dispuestos a hacerlos, y, también, las posibilidades laborales de esa profesión.

Imaginación y cálculo, pasión y razón, vocación y realismo, entre estos dos extremos nos vemos obligados a elegir. En ocasiones, la vocación es muy clara, y lo más sensato es seguirla, porque quien la siente sabe que no le interesa dedicarse a otra cosa, y esa misma energía le servirá para vencer muchos obstáculos. Pero en otros casos, no existe esa vocación. Lo único que el joven quiere es un título que le permita ganarse la vida, y el cálculo predominará sobre la afición.

Sea cual sea vuestro caso, debéis saber que al elegir una carrera lo que elegís es un proyecto de vida. Conviene distinguir entre un proyecto y un mero deseo. Decir "Me gustaría ser médico", "me gustaría ser financiero", "me gustaría ser piloto" puede ser una simple ensoñación. "Voy a ser médico o financiero o piloto" es un proyecto porque implica poner manos a la obra.

Una última recomendación. Debemos pensar en nuestro trabajo sabiendo el sentido que tiene. Una misma actividad puede interpretarse de manera muy diferente. En una ciudad se construía una catedral. Un hombre curioso paseaba por los alrededores y vio a tres canteros tallando piedras. Todos hacían el mismo trabajo. Se acercó a uno de ellos y le preguntó: "¿Qué estás haciendo? Alisando esta piedra. Se aproximó al segundo y le preguntó: ¿Qué estás haciendo? Estoy tallando una piedra para construir un muro. ¿Y tú qué haces? Preguntó al tercero. ¡Estoy construyendo una catedral!", exclamó con entusiasmo... Todos necesitamos sentirnos orgullosos con lo que hacemos. Necesitamos una vida cómoda pero también una vida noble, y saber cómo puede colaborar nuestro trabajo, nuestra profesión, nuestra carrera a esa vida noble es un poderoso aliciente.

Espero que esta edición os resulte muy útil y que acertéis en la elección.